Mostrando 1–12 de 13 resultados

Filtrar

Las toallas de baño son esenciales en nuestro día a día, y a la hora de elegir la mejor opción, hay que tener en cuenta una serie de detalles como los materiales, el tipo de rizo, el gramaje con el que están hechas. 

Dependiendo de sus características, servirán para unas cosas u otras, ya que existen muchos tipos de toallas diferentes.

En esta sección de Worket contamos con una selección de albornoces y toallas para todas las ocasiones. ¡Descúbrelas!

Toallas de baño

Contamos con toallas de baño de todos los tamaños, con una buena suavidad y un nivel de absorción alto. 

Cuanto mayor sea el gramaje (peso del tejido por m2), ,mayor será la calidad de la toalla. Por eso las toallas gruesas son mucho más envolventes y agradables. 

Puedes encontrar packs de toallas para contar con un juego completo de ropa de baño.

Toallas de playa

Disponemos de toallas para la playa en muchos colores y modelos diferentes. Están compuestas por un tejido ligero, resistente y de secado rápido, ideales para todos esos días de playa y piscina en verano. 

Si quieres una toalla de playa grande, estás en el sitio adecuado. Este tipo de toalla es la más solicitada, ya te permite una comodidad extra y mucho espacio, sobre todo para ponerla en la arena y otros planes de picnic al aire libre con más personas. 

También disponemos de toallas de playa para bebés, algo muy cómodo tanto para ti como para que los más peques estén a gusto en todo momento.

Toallas de microfibra

Otro de los productos que puedes encontrar en esta sección de Worket es una toalla de microfibra del tamaño que necesites. 

Estas toallas para hacer deporte son tendencia desde hace ya unos años, y es que son ligeras, ocupan poco espacio y se secan rápidamente. Ideales para llevarlas de viaje, para entrenar, para ir a la playa o cualquier plan que surja. 

Están disponibles en muchos colores y tamaños. ¡Elige la que más te guste! 

¿Cómo doblar toallas?

Hay dos formas básicas para doblar las toallas de baño y conseguir ahorrar el máximo espacio posible: 

Por mitades. Consiste simplemente en doblarlas por la mitad y volver a hacer dos mitades más sobre esta misma. De esta forma, reduces las dimensiones de la toalla, pudiéndose guardar tanto de manera vertical como horizontal. 

Enrollándola. Otra forma rápida y muy eficaz es simplemente doblar la toalla por la mitad y seguidamente enrollarla de punta a punta. Es un modo menos tradicional, pero quedará todo igualmente organizado y comparto.