Mostrando 1–12 de 24 resultados

Filtrar

En Worket tenemos las mejores chaquetas softshell específicas para todas las ocasiones en las que necesitas protegerte del frío de manera especial. 

Disponemos de chaquetas softshell para mujer y hombre con características impermeables, de alta visibilidad, con cremallera, con capucha o ignífugas.

También contamos con softshell para niños, en todas las tallas y colores que puedas imaginar. Un imprescindible en su armario para estar protegidos los meses más fríos del año. 

¿Qué es Softshell?

Un Softshell es un tipo de chaqueta que cuenta con una composición específica para combatir el frío. Por dentro es muy cálida y por fuera cuenta con prestaciones para combatir el viento y repeler el agua. 

Este tipo de cazadora otorga flexibilidad y comodidad para realizar muchas actividades. Por ello es muy común utilizar una chaqueta softshell para ir en moto o para practicar deportes como el ciclismo o el running. 

Son necesarias en casi todo tipo de situaciones, tanto para trabajar como para hacer deporte. Por ello, existen modelos diferentes dependiendo del tipo de trabajo o deporte a desarrollar. Dependiendo del clima o el entorno laboral, deberás escoger un tipo de chaqueta softshell u otra. Consiguiendo así la mayor comodidad y seguridad mientras desarrollas la actividad que sea. 

¿Qué es lo que necesitas? Fíjate en estas características:

Impermeables. Si necesitas una chaqueta que te proteja en los días de lluvia o con exceso de humedad. 

Reflectantes. Si trabajas en algún sector en los que por nocturnidad u otros factores necesitas una visibilidad extra.

Antifrío. Específicas para los días de condiciones atmosféricas adversas donde vas a practicar alguna actividad a la intemperie durante horas.

Con cremallera. Aunque parezca un factor más estético que otra cosa, es una característica más importante de lo que crees, ya que te aporta transpirabilidad, confort y seguridad por si hay que quitársela en un momento de urgencia.

Diferencias entre Softshell y Hardshell

El hardshell está más especializado en protegernos de agentes externos como la lluvia, nieve, viento o granizo. Es un material transpirable e impermeable a prueba de agua. 

La principal diferencia es que las chaquetas softshell son mucho más cómodas y cálidas. Aunque no sean tan impermeables, siempre serán la mejor opción para combatir las bajas temperaturas del frío invierno. 

El hardshell es muy útil simplemente por su impermeabilidad, pero no está pensado para mantener el calor corporal, sino para no mojarte.